Empezamos el viaje...

Lilypie Waiting to Adopt tickers

miércoles, 14 de octubre de 2015

PEQUEÑA GRAN REVOLUCIÓN

Pasan los días sin acordarnos de que estás ahí. 
No molestas, no te dejas ver, no exiges tu protagonismo.
A penas tenemos tiempo de pensar que en esta cuenta atrás, que no es eterna, llegará el día en que seas, y estés.
Y de repente alguien escribe la que será tu canción (todos tenemos una).
Y de repente alguien le da al play y se llena el silencio de cada palabra increíble.
Gracias IZAL por crear, algo tan mágico.
Gracias Chema por regalármelo.


Que tu ferocidad me deje huella,
Que ahuyente mi maldad
Y aleje bestias.

Que ponga en su lugar pura inocencia,
La que hoy cubre tu cuerpo,
Sin darte cuenta.

Que hable sin pensar las consecuencias,
Que digas tu verdad,
aunque lluevan piedras.

Que no pierdas esa fe
Que hoy es eterna,
Esa forma de no ser consciente de ella.

Que tu curiosidad no desaparezca
Y crezca como lo hacen ahora tus piernas,
Las que te llevarán tan lejos como quieras,
Comiéndote la vida a manos llenas.

Bienvenida a casa,
Pequeña gran revolución,
Que con tus pasos marcas un nuevo rumbo en dirección
a nuevas montañas que parecen menos altas
Con cada palabra que nace en tu garganta,
pequeña gran revolución.

Que nadie ose jamás fijar tus metas,
Que sepas observar y no ver a quien no debas,
Que aunque me encuentre lejos,
Me sientas cerca.
Que la distancia que hay entre nuestras fuerzas,
Se hará siempre tan ridícula
Y tan pequeña,
Mientras los dos sigamos las mismas estrellas.
Y aunque vueles lejos,
Tan alto que no puedas vernos, te esperamos dentro,
Siempre habrá un techo.

Bienvenida a casa,
Pequeña gran revolución,
Que con tus pasos marcas un nuevo rumbo en dirección
a nuevas montañas que parecen menos altas
Con cada palabra que nace en tu garganta,
pequeña gran revolución.



2 comentarios:

Nür dijo...

Facebook ha mermado nuestra capacidad de reacción escrita ante una entrada de blog; o al menos la mía, así que no sé si seré capaz de escribir algo más que "me gusta" aunque sea más que eso lo que me produce leerte.

Está sin estar, pero pronto estará y será fantástico... Bienvenida a casa, entonces, pequeña gran revolución.

Salud.

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Esas pequeñas cosas, Lucía.
Un abrazo