Empezamos el viaje...

Lilypie Waiting to Adopt tickers

lunes, 24 de octubre de 2011

SEA

Las frases más repetidas desde que empezamos el proceso de adopción son: “no os desesperéis”, “no contéis el tiempo”, “todo llegará”, “no lo penséis”…

Desde luego los que más repetimos esas frases somos Chema y yo. A veces Chema me ha confesado que, tanto es así, que llega a tener remordimientos por no pensar en su hijo/a. Pero yo le animo diciéndole que es más fácil así. Ya tendremos tiempo de pensar, de desesperarnos, de tener instintos asesinos o de celebrarlo por todo lo alto.

Pero, ¿cuándo es pronto o tarde para desesperarse? ¿Quién pone los límites?

Hoy hemos considerado que eran demasiados días sin noticias de “Gurb” y Chema ha llamado a Bienestar Social simplemente para informarse de las fechas de los cursos. Ante su sorpresa, le han contestado que no estábamos en el grupo convocado para Noviembre porque estaba lleno y que ahora mismo no tenían suficiente gente para hacer un curso en Diciembre o Enero. Imagino que la cara de Chema ha sido exactamente esta: ¿? Al igual que la mía. ¿En que quedamos? ¿Hay tanta gente como para llenar un grupo? ¿Os falta gente?

En fin, ante eso, no se puede hacer nada y tendremos que conjugar infinitamente el verbo “resignarse”. Pero, sinceramente, hubiera preferido que me dijeran que ante tanta demanda de padres adoptantes y tanta falta de niños adoptivos, van ahogados de trabajo. ¡Ojalá no hubiera niños que adoptar! Nos pondríamos “en faena” de inmediato. Pero no, son muchos los niños que nos esperan y poca la organización de Bienestar Social.

Tendremos que escuchar muchas veces esta canción:

“Ya estoy en la mitad de esta carretera
tantas encrucijadas quedan detrás.
Ya está en el aire girando mi moneda
y que sea lo que sea.

Todos los altibajos de la marea,
todos los sarampiones que ya pasé.
Yo llevo tu sonrisa como bandera
y que sea lo que sea.

Lo que tenga que ser, que sea.
Y lo que no por algo será.
No creo en la eternidad de las peleas,

ni en las recetas de la felicidad.

Cuando pasen recibo mis primaveras,
y la suerte este echada a descansar,
yo miraré tu foto en mi billetera,
y que sea lo que sea.

Y el que quiera creer que crea,
y el que no, su razón tendrá.
Yo suelto mi canción en la ventolera,
y que la escuche quien la quiera escuchar.

Ya esta en el aire girando mi moneda
y que sea lo que sea.”

3 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

No cambies nunca, Lucía. Enhorabuena por ser como eres y/o como sois. La canción de Drexler es todo un himno.

Ester dijo...

Hola Lucía,

Soy Ester de En un bosque de...te encontré a través de la entradita que te dedico Nür y desde entonces te sigo.

Los papis adoptantes estamos hechos de una madera especial...nos toca aguanta ry aguantar lo que no está escrito y es muy triste que pasen los meses y no sepamos nada...pero lo más tristes es que no por falta de padres como te han dicho..si no que por recortes en Bienestar social los equipos se hayan reducido y no den a basto...

El otro día una pareja que está en nacional y que acaba de abrir China nos contó que en Conselleri ale dijeron que solo para valorarlos calculasen un año!!!! que barbaridad...

En fin..como dice una compi bloggera ..un "tarro de paciencia".

Besitos, Ester

TROMPANETES dijo...

Hola Ester, que alegría que alguien me siga. Es un honor tenerte por aquí. Hoy que tengo dia libre me dedicaré a leer detenidamente tu blog a ver si aprendo cosas nuevas del tema que nos une.
Te veo por el mundoblog.
Un besazo y gracias por tu comentario y tu apoyo.