Empezamos el viaje...

Lilypie Waiting to Adopt tickers

domingo, 4 de diciembre de 2011

SI LAS PALABRAS FLOTASEN


Un día estás en tu casa hablando tranquilamente con tu pareja sobre un amigo. Ni bueno, ni malo, simplemente hablas, comentas.

Al cabo de unos días ese amigo se sienta en tu sofá y charláis sobre un familiar cercano.

Al mes siguiente ese familiar te hace una visita y se toma un té en tu mesa.

¿Os imagináis si todas esas conversaciones se hubieran quedado grabadas en tu salón? ¿Si fueran flotando a tu alrededor como un globo?

Para bien y para mal todas esas cosas que no decimos en persona, serían expuestas a nuestro público, a nuestros visitantes, amigos, familia e incluso pareja.

¿Qué pasaría si todo eso que decimos ante otros se dijera-viera ante todos?

Seguro que muchos al “leer” ciertas cosas que salieron de tu boca, no volverían a pisar tu casa. Seguro que otros llorarían de emoción al pensar todo lo que sentimos hacia ellos. Seguro que muchos se emocionarían al recordar cosas que no te atreves a recordar en público.

3 comentarios:

Enrique Tarragó Freixes dijo...

Qué gran verdad, Lucía. De ahí la importancia de la intimidad. Yo puedo hablar de mi vecino, Con Maribel, en casa, con total libertad y sin que a mi me parezca nada ofensivo hablar de "nosequé" cosa, pero si él estuviese delante no lo haría en el mismo tono y no por eso deja de caerme mejor o peor mi vecino. Si todos oyéramos lo que cuentan de nosotros en la intimidad ....... no tendríamos amigos o quizás tuviéramos mas, nunca se sabe.

Nür dijo...

Me encanta. Sencillamente genial. Creo que la mejor entrada que he leído nunca por lo cierta que es. Es difícil saber, como dice Enrique, si tendríamos más o menos amigos... Creo que estamos bien como estamos: una suerte que no floten, las palabras, ¿no?.

TROMPANETES dijo...

Por un lado es mejor, por otro peor. En ocasiones hay sentimientos increiblemente maravillosos que somos incapaces de expresar a la persona indicada.